Logo Reino Unido Logo España
Arte Oriental Madrid

Pareja de campanas de templo

Material:
Bronce. Decoración vegetal en relieve

Periodo:
S. XIX. Una de ellas - inscripción con datación: 1.892.

Origen:
Laos

Medidas:
95 cm.

<< Volver
Las campanas son consideradas símbolo de la conexión ente el cielo y la tierra; y son tradicionalmente elementos protectores, llaman a la oración y recuerdan la obediencia a las leyes divinas y la Armonía Cósmica. El sonido de la campana es también considerado un eco de la omnipotencia divina, que conduce al fiel más allá de los confines de lo mundano. El simbolismo de las campanas se relaciona con la percepción del sonido. En la India, por ejemplo, simboliza el reflejo de la vibración primordial. La mayor parte de sonidos en las experiencias yóguicas son tañidos de campana. En el Islam, la resonancia de la campana es el sonido de la revelación coránica, la repercusión de la Potencia divina en la existencia. De forma bastante parecida, el Canon búdico asimila las voces divinas al sonido de una campana. En Oriente, el repique de las campanas se relaciona también con el trueno y se asocia, como es frecuente, al del tambor. El sonido de campanas es criterio de la Armonía Universal. Las campanas en las pagodas orientales tienen así mismo por finalidad hacer percibir el sonido de la ley búdica. Evocan la posición de todo lo que está suspendido entre tierra y cielo, y que, por ese mismo hecho, establece una comunicación entre ambos. Con su asidero en la parte superior, pueden simbolizar la bóveda celeste y el eje del mundo que la atraviesa por su cúspide. Estas grandes campanas procedentes de Laos solían estar colgadas en una torre contigua a un santuario o templo budista. Eran utilizadas sobre todo en Año Nuevo para anunciar la llegada del nuevo año. Mientras estas campanas sonaban en ocasiones puntuales, las de menor tamaño resonaban sin embargo con más frecuencia. Durante las fiestas del Nuevo Año, particularmente en la región de Luang-Prabang, se instalaba delante de los santuarios diferentes elementos de mobiliario para la colocación de las estatuas del Buda: un pabellón que protege una o varias imágenes del Bienaventurado y un canal constituido por una larga serpiente cuya cola sostiene a un ave, que forma embudo y cuya boca escupe un nâga, en forma de vertedero del agua. Así mismo multitud de velas alumbraban el interior de los templos. Estas campanas están divididas en diferentes secciones limitadas por franjas decoradas con una detallista decoración vegetal. El borde inferior, así como la franja ancha superior, a modo de basamento del asa, están decorados con motivos vegetales de hojas de loto. En ele centro de cada sección podemos observar un motivo ornamental en relieve. En una de ellas, el anillo de fijación está formado por figuras de tipo zoomorfo, de dragones alados muy ornamentados, que se fusionan en el nivel superior, uniendo las colas, formando una anilla central. Sin embargo en la otra, las figuras que rematan la base de la anilla superior son dos orantes arrodillados, con ropajes muy ornamentales, que juntan sus manos en actitud de oración.