Logo Reino Unido Logo España
  • CABEZA DE BUDA

    Material:
    Piedra caliza (Qing Dou)

    Periodo:
    Dinastía Qi del Norte (550 - 577) S. VI

    Origen:
    China

    Medidas:
    35 cm.

    Ampliar Información >>
    Excepcional cabeza de Buda, tallada en bulto redondo ; tiene unos grandes lóbulos, su faz es muy serena y sus ojos tienen una mirada en estado de meditación. Sus labios sonríen ligeramente con expresión benévola y tranquila. Esta preciosa cabeza forma parte, probablemente, de las esculturas encontradas en Qingzhou en 1996, en el lugar donde se estaba construyendo un parque de deportes. Se trata de piezas de enorme calidad, encontradas en la provincia de Shandong, al Noreste de la costa China. Las esculturas que se encuentran en esta ciudad estan datadas entre el año 386 y el 577, abarcando las dinastías Wei del Norte, Wei del Este y Qi del Norte. La provincia de Shandong al este de china es conocida como el lugar de nacimiento de Confucio (551 a.C - 479 a. C) fue y Mencio (370 a.C - 289 a.C). Desde la antigüedad, la provincia costera de la parte baja del río Amarillo, estuvo receptiva a las influencias civilizadoras del corazón del país. El budismo del Oeste se introdujo durante el período de los dieciséis reinos (304-439). El primer templo que se construyó, Langgongsi, cerca de la capital de Jinan en el año 351, proveyó a la zona del ímpetu necesario para desarrollar la fe Budista.


  • Ave mitológica - Grifo

    Material:
    Jade sin pulir

    Periodo:
    Probablemente Dinastía Ming o anterior. Circa S. XIV

    Origen:
    China. Probablemente de Qingzhou, provincia de Shandong

    Medidas:
    28x36 cm.

    Ampliar Información >>
    Criatura mitológica híbrida, cuya parte superior corresponde a la representación de un águila, con afilado pico y sobresalientes alas de largo plumaje, mientras que su parte inferior es la de un felino o león, con musculosas patas y poderosas garras. En la estatuaria china su simbología está asociada a su origen mitológico, como animal defensor y protector, considerado un descendiente del rey de las bestias y el rey de las aves, siendo particularmente fuerte y majestuoso. Con el término Jade, se hace referencia generalmente a dos tipos de piedra: la nefrita, silicato de calcio y magnesio, de estructura fibrosa, con un grado de dureza en la escala de Mohs de 6,5 y la Jadeíta, silicato de sodio y aluminio, de estructura cristalina y con una dureza de 7. El origen de esta piedra se encuentra en China y América del Sur. En China existen dos términos diferentes para clasificar estas piedras duras, considerando el verdadero jade a la nefrita o “chen yu”. Como material artístico, en China es uno de los más primitivos, incluso anterior al bronce, y su origen está ligado a bellos relatos mitológicos asociados a Xiwangmu, reina madre de Occidente, que habitaba en los montes Kunlum. Los restos materiales más antiguos encontrados hasta el momento remontan su uso a finales del período Neolítico, entre el 3.500 y 2.000 a. C. Su aparición marca para algunos autores el intervalo entre la Edad de Piedra y la Edad de Bronce, definiéndola cómo la Edad del Jade, período en el que el poder de los chamanes y los gobernantes se unió formando una clase social diferenciada y superior, basada en su monopolio del ritual. Tanto en los textos históricos como en la tradición oral, el jade ha tenido un valor sobrenatural, mágico, más valorado que el oro y asociado a las fuerzas de la naturaleza. Según la tradición se le asocian valores y virtudes. En el Shuowen Jiezi se puede leer que es “la piedra más fina”. A él se asocian cinco virtudes: La Caridad por su lustre, brillante pero sin deslumbrar. La Rectitud por su transparencia, al revelar el color y sus vetas. La Sabiduría por su pureza y la penetrante calidad de su sonido. El Valor porque se rompe pero no se pliega. La Justicia porque sus bordes afilados no hieren. Se asocia con el Yang, principio creador y generador, y con el semen del dragón depositado y congelado en las entrañas de la tierra, siendo por ello la esencia del cielo. Todo ello, unido a la dificultad técnica que implica su talla, ha hecho que desde sus orígenes el uso del jade haya estado reservado a las jerarquías más elevadas de la sociedad. Principalmente se realizaban objetos en jade para su uso ritual y religioso (“fue”, “yue” – cuchillos y hachas ceremoniales- , “gui”, “bi”, “cong”) y como accesorio u ornamento (“zhuguan” o cuentas de collares, “zhui” o colgantes, “zhuo” o brazaletes, “huang” o semicírculos y “huan” o anillos). El color de todas esta piezas oscila entre un marrón verdoso, ocre, verde azulado, gris azulado, o blanco azulado. Muchos de los objetos en jade presentan un color blanco opaco debido a la calcificación que se produce bajo los efectos de la corrosión. La técnica del tallado de jade difiere en las diferentes culturas neolíticas chinas. El uso de un agente abrasivo (arena y más tarde punta de corindón) aplicado por rotación, comenzó a utilizarse en la cultura de Songze (3.500 – 3.000 a. C), mientras que en el período de Liangzhu (3.000 – 2.000 a. C) se realizó con ayuda de un cuchillo. El primer método, deja en la pieza una serie de líneas elípticas, alrededor de la superficie cortada, mientras que el segundo se aplica con un instrumento cortante aplicado con movimientos regulares hacia delante y hacia atrás en sentido lineal. La escasez del material en China, puesto que sólo se encontraba en el antiguo Turquestán (hoy provincia de Xinjiang), la dificultad de su técnica y su asociación con poderes semi-divinos, reservó su uso para fines rituales y personajes de rango imperial. El descubrimiento del bronce supuso en la historia del arte chino la primera sustitución de un material por otro, buscando siempre el color, el brillo, la sonoridad y la transparencia del original y mítico material. A lo largo de las sucesivas dinastías los objetos realizados en jade fueron muy escasos, teniendo siempre esas connotaciones mencionadas, siendo incluso la propiedad de algunos objetos realizados en jade, como el sello imperial, símbolo de la legitimación de una nieva dinastía o un nuevo emperador.


  • BODHISSATVA DE PIE SOBRE FLOR DE LOTO

    Material:
    Piedra Caliza con restos de policromía en oro

    Periodo:
    Dinastía Wei del Este (534-550) ó principio Qi del Norte (550-577)

    Origen:
    China

    Medidas:
    108 cm.

    Ampliar Información >>
    La provincia de Shandong al este de china es conocida como el lugar de nacimiento de Confucio (551 aC - 479 aC) fue y Mencio (370 a.C - 289 a.C). Desde la antigüedad, la provincia costera de la parte baja del río amarillo, estuvo receptiva a las influencias civilizadoras del corazón del país. El budismo del Oeste se introdujo durante el periodo de los dieciséis reinos (304-439). El primer templo que se construyó, Langgongsi, cerca de la capital de Jinan en el año 351, proveyó a la zona del ímpetu necesario para desarrollar la fe Budista. Desde los Wei del Norte (386-534) hacia delante, Shandong se convirtió en el centro budista más importante en la China del Este. La energía de esta región se reflejó en todo el país. La parte este de su costa mira hacia Korea a través del mar amarillo, y al archipiélago Japonés que se sitúa a continuación, con la implicación que eso conllevó para la transmisión de la religión y su arte. Desde 1980, importantes grupos de figuras Budistas se excavaron en diferentes partes de la provincia. A parte de Jinan, los yacimientos más importantes se encontraron en Longxingsi y Qingzhou. La mayor parte de la escultura de piedra policromada encontrada se encontró dañada. La religión Budista sufrió varias persecuciones a lo largo de la historia China y los emperadores no adeptos maltrataron e incluso destrozaron cualquier símbolo relacionado con esta religión. La existente escultura budista en Shandong, fue tallada en la parte exterior de los acantilados y dentro de cuevas naturales también estuvo situada de forma independiente en los templos y monasterios y se legó de generación en generación. La mayor parte de ellas fueron encargos de estado y encargos imperiales, algunas fueron encomendadas por creyentes privados. Estas figuras reflejan el nivel artístico conseguido y perfeccionado en Shandong, desde los dieciséis reinos (304-439), los Wei del norte, los Wei del este, los Qi del Norte, hasta los Sui (581-618). En china, la escultura como expresión artística se identifica casi exclusivamente con la religión Budista. Hacia el principio del siglo VI, grandes imágenes hechas de piedra caliza empezaron a sustituir a las pequeñas imágenes de bronce en Shandong. El estilo de los Wei del Norte dejó unas figuras budistas talladas en un relieve más liviano con movimiento linear y rítmico. Sus ropajes se tallaron haciendo un efecto de cascada de agua, acabando en finos y afilados bordes. El ornamento principal fue el de la flor de loto, símbolo de santidad. El loto formaba parte, tanto de la figura como de su pedestal. Los halos donde solían reposar las cabezas de estas figuras estaban decorados con figuras celestiales sujetando al sol y a la luna como símbolo de protección de la ley Budista. Más tarde se incluyeron otros motivos seculares, específicamente chinos, como dragones, músicos celestiales volando o lotos floreciendo. Fuertes impulsos creativos marcaron la transición entre los Wei del Norte (386-534) y los Wei del Este (534-550). Estatuas de hasta 3 m de alto se pusieron muy de moda. La creación de la imagen del bodhissatva: Avalokiteshvara o Guanyin en China, sobrepasó a la producción de otras figuras del panteón Budista y destacó por su sublime refinamiento. El cuerpo empieza a parecer cada vez más real, las caderas se marcan un poco hacia delante, sugiriendo movimiento. Los cuerpos se diseñan claramente para poderlos admirar desde todos los ángulos. Los accesorios ornamentales que atavían las figuras, las convierten en "personajes reales": cadenas de perlas, cordones con lazos que rodean la cintura por delante y por detrás, grandes y voluminosos pliegues de la falda, todo ello creado para darle a la figura una total plenitud. En las coronas que adornan sus cabellos, a veces, emerge, esculpida una cigarra. Identificada con el budismo, la cigarra es un símbolo de integridad que aparecía frecuentemente en los tocados de los oficiales de alto rango. No obstante la influencia de los monasterios de Asia Central no dejó de existir en ningún momento, como ocurrió concretamente en el monasterio de Dunhuang, localización por excelencia de la culminación del Budismo en China. Elementos adaptados de corrientes del Oeste, coexistieron con la imagen escultural local de Shandong desde la dinastía de los wei del Este hasta la dinastía de los Qi del Norte. La rigidez de las posturas se trabajó y se redujo bastante así como las caras bastante abstractas, poco a poco las figuras empezaron a cobrar vida. Los grandes ornamentos también empezaron a limitarse y se empieza a aplicar generosamente el oro y los pigmentos de color a estas figuras. Los rostros son redondeados y los ojos miran hacia el suelo, estos perfiles globulares tienen los lóbulos de las orejas bastante largos. La simplicidad de la estética india empieza a establecerse en este periodo en la tierra china. El estilo columnar budista indio estuvo de moda antes del final del siglo VI. Focalizado como una sólida y única masa, el volumen carnoso del cuerpo de la figura se reafirmaba bajo una fina capa de tela. La ornamentación se abandona por un tiempo. Este tipo de influencia impresionante, se dice que procedía de los Gupta en india (del siglo 4 al Siglo 6) y su legado fue desarrollado de forma frecuente durante los comienzos de la dinastía Qi del Norte. Las figuras de buda siguen este patrón indio, el hombro derecho descubierto y el cuerpo solamente abrigado por un gran manto. La mayoría de estas piezas se tallaban en un solo trozo de piedra. Antes de la llegada de la dinastía Sui (581-618), este tipo de indumentaria simple se vuelve a convertir en extravagante y es al final de su reinado, cuando los Qi del Norte consiguen realzar de nuevo el realismo y la abundante ornamentación en la escultura de Shandong. Los elementos esculturales tridimensionales reflejan la llegada de perfectas esculturas de piedra de bulto redondo. Collares, cadenas, lazos y nudos se coordinan para embellecer estas esbeltas figuras. La cabeza, la nariz, los labios y el perfil angular, se presentan de una forma humana muy real. Los parpados están casi cerrados. Las manos se enfatizan y se les da una suavidad especial. Algunas sujetan sus decoradas estolas, otras muestran sus palmas carnosas y los dedos muy bien definidos. Al final del reinado de los Qi del Norte, nuevos e ingeniosos esquemas decorativos surgieron. La dinastía Sui, floreció como la síntesis de todos los estilos anteriores.


  • Zhali - Ventanas de celosía

    Material:
    Piedra arenisca labrada. Restos de policromía

    Periodo:
    Siglo XIX o anterior

    Origen:
    Rajasthan. India. (Probablemente procedente de un palacio de Jaisalmer)

    Medidas:
    180 X 50 cm.

    Ampliar Información >>
    Las celosías favorecían la circulación del aire, facilitando su libre paso al interior de las viviendas y palacios así como tamizando en muchas ocasiones la deslumbrante luz exterior que penetraba en el edificio. Se empleaban también para crear sensación de intimidad, embellecer el interior de las diferentes salas y participar en el sistema de ventilación del edificio, ya que permitían refrescar patios y estancias, siendo además de bellísimas piezas un excelente ejemplo de climatización. Al igual que en diferentes países islámicos de cultura árabe, en India su uso en puertas y balcones, estuvo ligado a un estricto sentido de la intimidad. Se trata de un elemento arquitectónico que permite a la vez tomar conciencia de la realidad y verla sin ser visto. Fueron fabricadas en diversos materiales, desde madera y barro, hasta piedra o mármol, las piezas de mayor riqueza. Servían para definir el espacio privado de las residencias y palacios, y al mismo tiempo que permitía entrar el aire fresco al interior, era un importante elemento protector, que impedía el paso. En los edificios, se conjugan los elementos estructurales y formales, con los ornamentales, por lo que se daba una gran importancia a los diseños y el acabado de estas bellas celosías exteriores que cubrían diferentes vanos de las fachadas. Eran elaboradas generalmente en piedra y mármol, y después recubiertas de una rica y colorista policromía que realzaba sus diseños y embellecía las fachadas de los palacios. En las diferentes arquitecturas, tanto de uso religioso como civil, se puede apreciar el uso de estos decorativos y bellísimos paneles entramados, que no pretenden crear una contraposición entre el interior y el exterior del edificio, sino más bien magnificar y destacar la grandeza de la arquitectura. Las celosías se convierten en un claro exponente de diseños decorativos geométricos y vegetales. Una gran parte de los espacios destinados a ser decorados, lo hacen a través de figuras más o menos complejas, que se van repitiendo. Se trata de polígonos regulares, casi siempre de formas circulares, que se van uniendo entre sí como si de lazos se tratara, creando espacios semejantes a "nidos de abeja". En su evolución, o a elección del artista en muchos casos, este entramado se va complicando en sus formas, creando composiciones más enrevesadas y de gran belleza en el conjunto de la construcción. Estos diseños de tipo geométrico o vegetal originan diversos juegos de color, de luces y sombras. Las piezas se componen generalmente de dos cuerpos, uno inferior más pequeño que forma la base en el que se puede observar un bello diseño de tipo vegetal, y uno vertical y alargado superior donde aparecen diferentes entramados generalmente de tipo geométrico, enmarcados por diversos tipos de arcos. En el encuadre que rodea la pieza decorativa central, a modo de jambas y dintel, se aprecia una rica y minuciosa decoración en relieve que cubre completamente la superficie, aportando una gran riqueza al conjunto.


  • Pareja de animales mitológicos -

    Material:
    Piedra

    Periodo:
    Probabl. Dinastía Han (216 a.c - 220 d.C)

    Origen:
    China

    Medidas:
    32 x 20 x 50 cm.

    Ampliar Información >>
    Animales protectores erguidos en posición de ataque o defensa, sobre basamento. Debieron ser piezas protectoras de recintos funerarios con el fin de proteger y alejar a los malos espíritus, en lugares dedicados a altos dignatarios o familia imperial.


  • Yakshini - Bailarina Celestial

    Material:
    Altorrelieve labrado en piedra

    Periodo:
    Probabl.S. XIV - XV

    Origen:
    Rajasthan. India

    Medidas:
    60 cm.

    Ampliar Información >>
    Yakshini o Bailarina Celestial. Ideal de Belleza y Fertilidad en el Arte Indio. De belleza voluptuosa, esta imagen exalta los cánones indios de belleza femenina. Formaba parte de la ornamentación exterior de un muro de templo. Labrada en un altísimo relieve,casi en bulto redondo,la bailarina se presenta en posición contorsionada de danza o Tribhanga.


  • Lakshmi - Divinidad de la Belleza y Riqueza

    Material:
    Roca sedimentaria

    Periodo:
    S.X Civilización Champa. Estilo Tra Kieu

    Origen:
    Vietnam

    Medidas:
    65 cm.

  • Cabeza de Shiva

    Material:
    Piedra caliza

    Periodo:
    2ª mitad S. X. Arte Khmer. Estilo Banteay Srei.

    Origen:
    Camboya

    Medidas:
    33 cm.

    Ampliar Información >>
    Considerado el dios más importante del panteón Hindú, Shiva completa junto a Brahma y Vishnu, la concepción trinitaria de la divinidad - Trimurti: Creación - Brahma, Conservación - Vishnu y Destrucción - Shiva. Shiva, el destructor o transformador de toda la Creación, posee una rica iconografía por lo que son diversos los aspectos bajo los que ha sido representado, aludiendo en muchas ocasiones a los numerosos pasajes mitológicos que este dios protagonizó. Su característica más importante es el tercer ojo en mitad de su frente, que alude al máximo poder, denotando su capacidad de ver las tres divisiones del tiempo: pasado, presente y futuro. Los textos de los shivaístas dicen que con la mirada ardiente de su tercer ojo quema el Universo, cubriendo su cuerpo con cenizas mortuorias. Esta cabeza del dios Shiva, procede probablemente de Banteay Srei, santuario totalmente consagrado a esta divinidad, considerado una de las obras maestras del arte Khmer, cuyos relieves narrativos y esculturas fueron trabajados con gran detallismo. Desde el punto de vista artístico, en la estatuaria Khmer, desde finales del S. IX, ya podemos apreciar gran seguridad de factura en obras de estilo Prah Ko. A mediados del S. X, la escultura continúa la evolución del estilo Koh Ker, y ya se empieza a apreciar una expresión de dulzura un poco amanerada, que caracteriza los rostros de las divinidades y anuncia el arte de Banteay Srei. Las representaciones de Shiva solían ocupar el frontal del templo. Esta cabeza del dios Shiva, está realizada en piedra caliza, de color gris-verdoso, esculpida en bulto redondo. En posición completamente frontal, el rostro muestra una expresión serena, con rasgos individualizados. La boca muy carnosa sonríe gentilmente. Luce un bigote inciso, y también una suave barba que nace a ambos lados de la cara como prolongación de sus patillas, cubriendo parte de sus mejillas y rematando en pico en la mitad de su barbilla. Sus ojos almendrados, están delineados por una doble incisión, y sobre ellos las cejas arqueadas claramente marcadas. También su tercer ojo aparece remarcado por doble incisión. El iris del ojo marcado, confiere a la figura una expresión ausente de mirada hacia el infinito. Los largos lóbulos de sus orejas carecen de ornamentación, así como, a pesar del elaborado peinado, no porta corona ni elaboradas piezas de joyería. La discreción en los adornos es uno de los aspectos del arte de Banteay Srei, caracterizado por su preocupación en la nobleza, pureza de líneas y elegancia de las figuras. A pesar de ser un estilo muy decorativo, en las esculturas de Banteay Srei percibimos una clara ausencia de adornos de joyería en la ornamentación de las figuras, que puede deberse a que las esculturas portasen en su momento adornos móviles. Fueron generalmente las representaciones femeninas de Devata las que se enriquecían con diferentes joyas. Los escultores adoptaron una gran diversidad de trajes y peinados, a la hora de representar el atuendo de los personajes representados. Mientras ciertas imágenes de Shiva y Vishnu portan una gran diadema, en otras, cómo esta cabeza de Shiva, el cabello aparece cuidadosamente trenzado, en un elaborado peinado o jatamukuta, trabajado con gran detallismo, tanto en la parte frontal como en la posterior. Las pequeñas trencitas se recogen en un alto moño cilíndrico, compuesto de cuatro registros en altura, adornado de pequeños mechones o bucles que caen en forma de asas, y que están formados a su vez por pequeñas trenzas. En su parte superior aparece rematado por un trébol de cuatro hojas. En este tipo de peinado descubrimos una variación de los modelos del estilo de Prah Kô. Todo un mundo nuevo penetra en el arte Khmer de Banteay Srei. Los conocimientos y el gusto artístico de su fundador Yajnavaraha fueron decisivos en ese desarrollo, y en este momento se despertaron tendencias que dormitaban desde la decadencia del Arte Pre Angkor.


  • Felino sobre basamento

    Material:
    Piedra

    Periodo:
    Dinastía Wei del Norte (386-534) - Wei del Este (534-550)

    Origen:
    China

    Medidas:
    40 x 29 x 32 cm.

    Ampliar Información >>
    Animal protector en posición de defensa o ataque sobre gruesa peana.


  • Pareja de apsaras músicas

    Material:
    Altorrelieve en piedra

    Periodo:
    Probabl. Dinastía Han (216 a.C - 220 d.C)

    Origen:
    China

    Medidas:
    64 x 17 x 36 cm.

    Ampliar Información >>
    Figuras que acompañan a la imagen de la Divinidad, habitualmente formando una gran aureola, y tocando diferentes instrumentos musicales.


  • Krishna

    Material:
    Piedra pulida

    Periodo:
    Arte Khmer. Período Pre Angkor - S.VII -VIII

    Origen:
    Camboya

    Medidas:
    79 cm. / 102 cm.

    Ampliar Información >>
    Krishna - Avatar de Vishnu, representado como un joven niño.


  • Pareja de donantes

    Material:
    Estuco policromado.

    Periodo:
    Dinastía Song (960 - 1.279). S.XII-XIII

    Origen:
    Shanxi. China

    Medidas:
    Altp - 117cm. /123 cm.

    Ampliar Información >>
    Pareja de donantes u oferentes portando en sus manos sendas ofrendas. De aspecto principesco, aparecen representados en actitud frontal y con largas túnicas ricamente ornamentadas. Su cabello recogido en altos y elaborados moños. De armoniosas proporciones y rostros serenos, estas figuras transmiten una enorme solemnidad, propia de estas representaciones donde se combinó el realismo y la belleza idealizada.


  • QUANYIN SEDENTE

    Material:
    Bronce con restos de policromía

    Periodo:
    Dinastía Ming (1.368 - 1.644) S. XIV

    Origen:
    China

    Medidas:
    Alto - 32 cm.

    Ampliar Información >>
    Parte posterior - Primer sello de la Dinastía Ming - Emperador Hongwu


  • Buda Shakyamuni

    Material:
    Hierro fundido

    Periodo:
    S. XIII - XIV

    Origen:
    Tibet

    Medidas:
    Alto - 50 cm.

  • Pareja de Guardianes

    Material:
    Porcelana vidriada

    Periodo:
    Dinastía Zhou del Norte (557 - 581)

    Origen:
    China

    Medidas:
    Alto. 20 cm.